¿Existe la libertad creativa?

Ígor Stravinski es sin duda uno de los músicos más importantes y trascendentes del siglo XX. Hace poco leí una cita de él en el libro Making Music: 74 Creative Strategies for Electronic Music Producers editado por Ableton. Stravinski compiló un trabajo teórico titulado Poética musical, éste reúne las seis lecciones magistrales de música que dio en la Universidad de Harvard durante el año académico entre 1939-1940. Después de leer este material hay algunas ideas que me gustaría compartir, las cuales aplican totalmente tanto a la producción de música electrónica como al arte del DJing.

Stravinsky aborda en estas seis lecciones una reflexión profunda sobre el fenómeno musical, de éste como especulación sobre el sonido, el tiempo y el estilo. Habla del orden y la disciplina, como característica propia de lo musical.

La facultad de creación no se nos da por sí misma. Siempre va de la mano con el don de la observación. Y el verdadero creador puede ser reconocido por su capacidad de encontrar siempre a su alrededor, en la cosa más humilde y común, elementos dignos de mención. El verdadero creador no tiene que estar por delante de todos en busca de descubrimientos ya que éstos siempre están a su alcance. Sólo tendrá que echar una mirada sobre las cosas que lo rodean, cosas familiares, cosas que están por todas partes.

La función del creador es tamizar los elementos que recibe de su entorno, ya que la actividad humana debe imponer límites sobre sí misma. Entre más controlado y limitado es el arte, más libre es.

Al momento de ponerse a trabajar y encontrar la infinidad de posibilidades frente a nosotros, tener esa sensación de que todo está permitido lo mejor y lo peor, es como estar en un desierto creativo. Si no ofrece ninguna resistencia, entonces cualquier esfuerzo es inconcebible, y no se puede usar nada como base, y por lo tanto toda empresa se convierte inútil.

La verdeara libertad consiste por lo tanto en moverse dentro de un marco estrecho asignado por uno mismo para cada una de nuestras tareas. Yendo aún más lejos: cuanto más estrecho limito mi campo de acción y más me rodeo a mi mismo con obstáculos, mucho más significativa será la libertad. Entre más débil sea la restricción auto impuesta más débil será el resultado. Entre más restricciones se imponga el artista, más se libera a sí mismo de las cadenas que atan el espíritu.

De tal forma que imponerse límites creativos, como mezclar en un DJ set sólo tracks de un sólo género dentro de un límite de tiempo específico, por ejemplo, nos ayuda a explorar todas y cada una de las posibilidades que ofrece ése género y/o esa cantidad de tiempo. Empezar a producir un tema, utilizando sólo partes percusivas grabadas por uno mismo, nos obliga a no pensar, por el momento, en una línea de bajo, no hasta que la sección rítmica este concluida.

Todo el arte presupone una selección. Y aún con un objetivo planteado, éste no es definitivo. No perder de vista el objetivo no es algo fácil de lograr, sobretodo cuando se está perdido en ese océano de libertad creativa. Por lo tanto hay que aprender a descartar y eliminar, aún cuando nos han enseñado a acumular, a acumular sonidos, tracks, canciones, listas de reproducción.

strav-www-artic-edu
Ígor Fiódorovich Stravinski (1882 – 1971)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s