En la música la calidad no es suficiente

contra-corriente

En posts anteriores hemos hablado de la competencia y creación de arte de calidad profesional. Sin embargo vale la pena explicar y profundizar sobre por qué la calidad no es suficiente para diferenciarse como artista en el panorama actual.

Muchas personas que crean obras de arte tienen un modelo a seguir, estar a la altura de cierto criterio. Por lo general, se trata de un artista favorito que ha sido una fuente de inspiración o una fuerte influencia. Mientras trabajan, comparan mentalmente su trabajo con aquellas obras que los inspiró, con la esperanza de alcanzar un nivel similar de calidad. A menudo, se trata de una postura defensiva. Miedo de ser juzgado, utilizan esta comparación como una forma de justificar su trabajo. Hacer algo que es tan bueno como alguien más brinda seguridad y argumentos fácilmente defendibles.

Con frecuencia este enfoque hace que la gente mire a su héroe y piense: “si puedo hacer algo tan bueno como ellos, puedo tener éxito también!” El problema de esto es que de hecho estás compitiendo por un lugar en la mesa ya ocupada por el héroe al cual estás emulando. Y a menos que algo le haga caer fuera de su lugar, terminarás en el mejor de los casos recibiendo migajas de su mesa. Esperar tu turno tampoco es opción, ¿Qué pasa si, mientras estás esperando, todo el estilo va en picada? Tú eres el siguiente en la línea para entrar en un partido que acabó. No seas ese tipo de artista.

Si deseas tener éxito y competir con las personas que admiras entonces la calidad no es suficiente. Esto puede sonar bastante duro, pero la calidad es el precio de entrada. Debemos tener música de calidad, eso no negociable. Pero una vez que tenemos música de calidad, ¿entonces qué? Entonces el juego se vuelve sobre la diferenciación.

En lugar de tratar de ser bueno en el juego que nuestra competencia está jugando, tenemos que jugar un juego diferente. En el mundo de los negocios, esta estrategia se llama innovación disruptiva. Si todo el mundo está compitiendo en torno a una escala de calidad, cambia lo que se está midiendo y se el mejor en la nueva escala. Un estudio de caso en esto es la introducción de la Nintendo Wii. Microsoft y Sony estaban dominando el mercado de los videojuegos con consolas de alta potencia y de alto costo (Xbox y Playstation). Ambos competían principalmente para tener gráficos más potentes para llegar a visuales en 3D con realismo fotográfico. Ambos estaban compitiendo por el núcleo duro de entusiastas de los videojuegos y luchando por conseguir una mayor participación en ese grupo principal. Entonces Nintendo entró en el mercado con la Wii, un producto mucho menos potente, pero dirigido a un grupo diferente: los jugadores casuales, niños y familias. Y lo más importante, introdujeron un nuevo paradigma en juegos de video, utilizar el movimiento del cuerpo para controlar el juego. A pesar de que su máquina era menos poderosa, tenía menos juegos, e ignoró al grupo básico por el cual sus rivales competían, la Wii vendió más unidades que sus rivales. Su dominación fue tan completa que Microsoft y Sony finalmente terminaron siguiendo el ejemplo de Nintendo e introdujeron al mercado productos con control de movimiento.

 

Si tu ves a todos compitiendo para ser como el artista X, esta es una oportunidad. Ve a la izquierda cuando la manada va a la derecha y abre espacio para ti mismo. No es una cosa fácil de hacer. Ser original es difícil y requiere un alto nivel de disciplina, rigor y voluntad de asumir riesgos.

D419-074

Cuando varios artistas compiten por un solo pedazo de territorio estilístico, la audiencia para ese estilo se divide, y cada artista es ganador de un pedazo más pequeño. Vale la pena señalar, sin embargo, que el arte no es un juego de ganar-perder, cuando un artista gana seguidores no significa otro deba tener menos. La clave está en dejar de luchar por una rebanada del mismo pastel y ofrecer una alternativa. Al ser bastante diferente, puedes crear un nuevo carril vacío, sin nadie delante. Al principio es posible que haya menos personas que sigan este estilo, es aquí dónde el riesgo toma su rol. Pero tienes la oportunidad de ser el mejor del mundo en lo que haces. Captura un pedazo más grande de un pastel más pequeño, y si tienes suerte, ese pastel se hará más grande con el tiempo. El paso más simple y tal vez menos arriesgado, es simplemente moverse a una zona menos concurrida en un intento por destacar.

El consejo básico es simple: sé diferente. Mira fría y duramente hacia dónde te diriges artísticamente, tus objetivos, influencias y las opciones de estilo. Y aunque este consejo es ciertamente más fácil decirlo que hacerlo, es una meta que vale la pena. Como artista debes tomar decisiones, y quizá sea esta una de las más importantes en tu carrera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s